Es previsible que el BCE mantenga los tipos en el 0,75%