Las previsiones de Funcas dibujan un panorama claroscuro