El primer ministro de Portugal cree que no necesitan que nadie venga a decirles qué deben hacer