Los banqueros de las principales plazas de Reino Unido y EEUU temen una mayor regulación