Las tres principales petroleras pactan las sudidas de gasolina