"El problema ha sido hacer frente al agujero de 20.000 millones"