La ola de protestas gremiales crece en Uruguay pero el Gobierno es optimista