La deuda pública en manos de los bancos drena los créditos al consumo