La ralentización de las exportaciones ensombrece la recuperación japonesa