Una rebaja de su deuda costaría a Francia 5.000 millones de euros anuales