La receta de la CEOE: contratos de formación para los parados de 45 años