Un marzo negro recorta en un punto la previsión del PIB de 2011 en Japón