Los nuevos recortes podrían afectar a funcionarios y pensionistas