El crudo refleja la incertidumbre por el futuro de Egipto y sus vecinos