El regulador británico podría aplicar reglas más estrictas que Basilea