Las reivindicaciones de los astilleros llegan a Madrid