Un nuevo repunte en marzo sitúa su inflación interanual en la OCDE en el 2,7 por ciento