El rescate de Portugal depara al país tres años de ajustes y reformas