El rescate no llegará a los 62.000 millones