La revuelta egipcia caldea el valor del crudo aunque el suministro no peligra