La prima de riesgo española se relaja y se queda en 255 puntos básicos