La riqueza financiera neta de las familias españolas cayó el 0,8 por ciento en 2010