Ryanair no gana para disgustos: indemnizaciones, cobro de equipajes de mano… ¿seguirá reinando en el low cost?