El secretario de la IEA cree que el uso del carbón seguirá 100 años más