El sector financiero tendrá que adelgazar