Una semana más pendiente del posible rescate