El paro semanal en EEUU aumenta en 7.000 personas y marca su dato más elevado desde mayo de 2014