El Congreso aprueba una senda de déficit con 6.000 millones de euros más de gasto