La sentencia del impuesto de las hipotecas divide a los magistrados del Supremo