La bolsas siguen cayendo, mientras se dispara el diferencial del bono griego