Los sindicatos minoritarios piden más empleo y rechazan el Pacto Social