Los sindicatos, contra la reforma