Los sindicatos bajan el tono pero siguen rechazando alargar la vida laboral