Los sindicatos avalan el pacto social pero seguirán contra la reforma laboral