Por un euro, sírvase usted mismo un litro de leche recién ordeñada