La situación actual de Portugal da optimismo, asegura López Garrido