"La situación no es gravísima"