La solicitud de ayuda financiera divide de nuevo a los partidos portugueses