La subida del tabaco y los carburantes elevan la inflación al 2,9 por ciento en 2010