Las grúas vuelven a perfilar las ciudades y el precio de la vivenda encadena 3 años al alza