El superávit comercial brasileño en el primer semestre creció un 23,8%