Las suspensiones de pagos se triplican en 2008 y afectan a 125.000 empleados