La tasa de morosidad, el termómetro de la crisis