El taxi continúa en pie de guerra diez días después