Las tecnológicas frenan las pérdidas en Wall Street