El coste por hora trabajada aumentó el 2,8 por ciento en el primer trimestre