Los trabajadores pagan el pato