Los trabajadores responderán con más fuerza a las cargas que dice "desproporcionadas"