El tráfico aéreo mundial de pasajeros aumentó un 4,6% en enero, según la IATA