El tsunami golpea la competitividad de los fabricantes japoneses del motor